Publicado el Deja un comentario

La inspiración a la hora de crear nuestros productos

Chocolatada caliente en Santo chocolate - Cómo nos inspiramos para producir artesanalmente

¿De dónde sale la inspiración para hacer los pasteles más bonitos?

La inspiración no lo es todo, eso seguro.

¿Cómo nos inspiramos para crear una tarta o un pastel?

La pastelería experimenta, como todas las actividades creativas, una constante evolución.

Así, surgen permanentemente nuevas técnicas de elaboración o implementamos ingredientes que aportan la novedad.

Cafetería Santo chocolate

También los procesos se simplifican y, en parte, se industrializan.

La maquinaria específica permite, por ejemplo, una mayor penetración de la pastelería en todas las actividades de hostelería.

Por eso vemos que hornos (que sólo fabricaban pan), heladerías, bares, restaurantes y hoteles ofrecen cada vez más, múltiples opciones de delicias dulces.

Basta con abrir el congelador y descubrir un mundo de tartas, pasteles y bollería esperando ser descongelados y exhibidos.

La velocidad no nos seduce

Nosotros vamos en contra de la tendencia hacia la eficiencia pura y dura.

Estamos convencidos que nuestra misión es rescatar la pastelería.

Brownie con frutos rojos: una de las exquisiteces que creamos en Santo chocolate

Lejos de convertirse en una cuestión filosófica o épica, buscamos reconectarnos.

Antigua o moderna, la pastelería requiere inspiración, creatividad y tiempo.

Concentración diaria y minuciosa.

Métodos tradicionales y artesanos, con productos frescos: ese es nuestro leit motiv.

En Santo chocolate creamos con pasión

Comenzamos el proceso eligiendo los ingredientes con la máxima calidad que podamos conseguir.

Ya en nuestro laboratorio creativo, cada producto se prueba entre diez y veinte veces.

Cada prueba implica degustaciones, cuyos afortunados jueces son nuestros amigos, clientes, proveedores y mentores.

Con las opiniones que recogemos se corrigen las variables:

  • El dulzor,
  • La acidez,
  • Las texturas,
  • La proporción de masas y cremas,
  • Los formatos,
  • La presentación.

Y es entonces donde el nuevo producto está listo para exhibirse y ser disfrutado.

Pero, cuidado, como ya dijimos: la inspiración no es lo único necesario.

¡Seguiremos compartiendo secretos así que…
sigan sintonizando!

Publicado el Deja un comentario

Qué productos vas a encontrar en Santo chocolate

Persona preparando un café arte latte con amor - Santo Chocolate

Santo chocolate se caracteriza por crear, de forma artesana y sin utilizar conservantes nocivos para la salud humana, productos de pastelería premium.

Tartas, alfajores típicos de la Argentina y postres son nuestras especialidades, pero también trabajamos en el sector de “take away”.

Aunque, vamos, hablemos con honestidad… ¿hay algo más lindo que detener el tiempo y ver pasar la gente mientras bebemos un café?

Foto de NordWood Themes, gracias a Unsplash

¿Cómo hacemos el café en Santo chocolate?

Si bien contamos con una serie de bebidas típicas de cafetería y pastelería como…

  • Smoothies naturales,
  • Horchatas (sí, ¡estamos aprendiendo a hacerlas!)
  • Granizados,
  • Bebidas de calidad.

En realidad, nos enfocamos mucho en el café.

Primero, porque nosotros mismos adoramos beberlo.

Además, creemos que es la infusión que fomenta la charla por excelencia.

Tal es así que nos hemos pasado los últimos dos meses encerrados en un taller con los y las mejores baristas de Europa.

Estamos autorizados (¡yeah!) para preparar arte latte.

¿Que no sabes lo que es el arte latte? Bueno, lee esto. ¡No puedes seguir viviendo así!

Linkeamos una web que tiene la información justa y necesaria para que eduques a todo el mundo una vez podamos volver a salir a las calles.

Santo chocolate: el nombre no es casualidad

Amamos comer, por supuesto.

Y es muy fácil comprender por qué se emparenta tanto el amor con la comida.

En la gastronomía utilizamos la metáfora y la analogía, dos formas literarias de altísimo conocimiento popular, para entablar relaciones poéticas entre un plato y un sentimiento.

¿Acaso tú no crees que un rico smoothie no se siente como el beso del primer amor a cada sorbo?

Desde sus orígenes en México, el chocolate fue considerado el “alimento de los dioses”.

Ya notamos su condición: se trata de algo celestial, elevado, religioso… santo.

Es en esa descripción que nos vemos mejor reflejados.

Veneramos al chocolate porque es sabroso, pero además porque endulza nuestros postres y tartas, nos brinda identidad y engalana cualquier momento de reunión con nuestros seres queridos.

Imagen de sanso kim en Pixabay
Publicado el Deja un comentario

¿Cómo decidimos mudarnos a España?

Valencia, España - Santo chocolate - Cómo decidimos mudarnos desde Argentina a Valencia

Si de algo tienen que estar seguros, es de que no fue una decisión sencilla.

En Argentina teníamos un negocio próspero, lazos familiares y de amistad, además de todo el “circuito social” aceitado y en funcionamiento.

15 años de trabajo ininterrumpido, lleno de buenas experiencias y aprendizajes.

Y, de repente, “tocamos el techo” en lo profesional.

Siempre nos gustaron los desafíos.

La diferencia estre ser y estar

Todo marchaba a pedir de boca: nuestros productos eran un “must” en la mesa familiar del domingo, las colaboradoras de la empresa conocían el credo al dedillo, los proveedores se movían al ritmo de nuestra agenda…

Persona preparando un café arte latte con amor - Santo Chocolate
Café latte – Arte latte en Santo Chocolate – Valencia, España

A veces, el éxito trae aparejada una actitud difícil de dominar.

Querer superarse constantemente puede tener un costo alto (económico, mental y hasta físico).

Entonces, navegábamos entre los caudalosos ríos del estar y el ser.

Por un lado, sabíamos que nada extraño iba a suceder si manteníamos los estándares aplicados hasta el momento de tomar la decisión de irnos.

Pero… ¿qué quedaría en el camino?

¿Quién nos devolvería el tiempo y, sobre todo, la calidad de vida?

Ser, en este caso, representaba la aventura.

La disrupción de una rutina muy favorable, en algunos sentidos.

Cuando las ganas de vivir se ven erosionadas por el cansancio, por el compás implacable del minutero… el día se hacía insostenible.

Planificar un viaje también es traumático

Dejar todo atrás.

Material y simbólicamente.

Comenzar desde cero… otra vez.

Desde conseguir una escuela para nuestras hijas como conocer al nuevo vendedor de harina, España nos esperaba con una serie de obstáculos propios del inmigrante.

Café Illy en Santo chocolate, Valencia - Ven a disfrutar de una taza de café Illy en el exclusivo salón de Santo chocolate, en Av. de Baleares 26, Valencia; gracias a la foto de Ardalan hamedani en Unsplash
Ven a disfrutar de una taza de café Illy en el exclusivo salón de Santo chocolate, en Av. de Baleares 26, Valencia; gracias a la foto de Ardalan hamedani en Unsplash

Deberíamos agradecer que vivimos en la era de la tecnología, aunque nuestros cerebros estén configurados para atesorar las cosas analógicas.

Internet facilita muchas cosas, pero… ¿de verdad? ¿Una pandemia, justo ahora?

Sí, apenas cuatro meses después de asentarnos en Valencia, con la cabeza puesta en arrancar un negocio que prospere y brindar un producto que se destaque, llegó el coronavirus.

Esta vez, la dificultad es global.

En este link, podrás encontrar más información directamente de la página oficial de la Organización Mundial de la Salud.

España: volver a las raíces

El hecho de tener ciudadanía italiana nos impulsó a pensar en Europa para radicarnos.

España siempre nos sedujo por el parecido con nuestra idiosincrasia.

Después de recorrer algunas ciudades como Madrid y regiones como Andalucía, Valencia nos enamoró.

También tomaron parte montones de amigos, amigas y conocidos que nos brindaron consejos de corazón.

Sin ellos nada hubiera sido lo mismo así que, ¡venga!, si están leyendo ahora mismo sepan que los queremos mogollón.

Y aquí estamos, a punto de inaugurar un nuevo local, atravesando nuevas y desconocidas tormentas, ¡incluso con una tienda online!

Estamos ansiosos, orgullosos, expectantes… Un poco asustados, pero shhh…


Imagen de portada de Ebi Fleck en Pixabay