Publicado el Deja un comentario

Plancha quemada, una reliquia de antaño convertida en un postre súper especial

Plancha quemada - Santo Chocolate

La plancha quemada es un postre que, a simple vista, realmente puede ser empalagoso.

Desde el primer encuentro, casi como si se tratara de un amor de verano, ya sientes el impacto.

Se lo ve pletórico de ingredientes y te imaginas combinaciones sabrosas.

La habilidad de hacer una plancha quemada reside en el equilibrio.

¿Alguna vez has probado algo similar a la plancha quemada? ¿Tuviste esa sensación de «no, por favor, ya he comido, no quiero un segundo trozo»?

Tienes que poder probarlo y sea menos dulce de lo que pensaste, más «comible».

Debemos vencer la creencia de lo empalagoso (… o redefinirlo).

¿Cuál es la composición de la plancha quemada?

Son capas de bizcocho húmedo que se encuentran intervenidas con el inefable dulce de leche.

¿Con qué mojas el bizcocho? ¡Nada de alcohol, por favor!

Sólo un poquito de almíbar simple (agua y azúcar) y ya bastará para marcar la diferencia.

Esto va a producir que el postre sea suave, agradable al paladar.

También notarás que lleva nata montada, merengue seco, crema pastelera con un toque de azúcar agregada quemada con soplete para darle el toque artístico final.

¿A qué le debemos su nombre?

¡Muy fácil! A su forma de preparación.

Siempre se hace en planchas, por lo tanto lo verás muy grande y con forma rectangular.

Es un postre bajo, que llama la atención por su caramelo.

No lleva demasiada decoración (aunque a veces utilicemos coco rallado a los costados).

La plancha quemada es muy noble.

Con ingredientes muy sencillos, para nada ostentosos, se logra un sabor muy particular y sorprende a quien decide darle una oportunidad.

Nada artificial: ese bien podría ser nuestro leit motiv.

La plancha quemada te hará flipar por su naturalidad: no lleva «polvos mágicos», es un postre súper casero.

Te invitamos a googlear.

No hay una única historia para la plancha quemada.

Plancha quemada, un clásico de Santo chocolate

Sí sabemos que la primera se hizo en la provincia de Santa Fe, en Argentina.

Porque de allí somos y la hemos visto en muchos rinconcitos.

Pero ningún historiador puso la lupa sobre ella.

Es pura tradición.

Fue popularizada por una panadería muy famosa de la ciudad capital.

Nosotros hemos mejorado esa versión.

Respetamos la receta original, pero rescatamos la frescura de la elaboración artesanal.

¡Voy a probar la #PlanchaQuemada en #SantoChocolate! ¿Cuál es tu tarta favorita? Clic para tuitear